5 herederos del rock mexicano 2021
Image Here
Músicos cuyos padres son leyendas del rock urbano mexicano
  • 3081 vistas
  •  | Rock Urbano/Blues

Fotografias: Peko

Los años 80 marcan el precedente de la generación que le da vida al rock mexicano contemporáneo, pues la mayoría de los grupos consolidados nacen en esta época, en donde el contexto tenía otra tesitura completamente distinta a lo que hoy se vive, en plena juventud personajes como Charlie Monttana o Rockdrigo Gonzalez, marcaban la pauta de lo que se le conocería como rock urbano, mote que nace de una combinación de factores y que de ninguna forma denigra a esta beta del rock hecho en México.

En la historia es la primera vez que podemos hablar de herencias de generación, pues quienes fundaron bandas que hoy son emblemáticas ya se adelantaron en el camino o están en los últimos años de sus carreras y dejan el legado de su propuesta a sus hijos, quienes tienen un nuevo camino que labrar y sobre todo continuar con el legado que nos dejan sus padres, aquí platicaremos de 5 herederos del rock mexicano que están ya en activo y tienen esa responsabilidad de conservar lo que sus padres lograron.

ANGEL RANGEL “VAMPIRITO”: Hijo de la leyenda Javier Rangel “El Vampiro” un joven personaje que comienza a llamar la atención a finales de los años 90, un intérprete con una gran pasión en la música y en sus canciones, comienza con la banda Sur 16, la cual rápidamente alcanza un excelente lugar en el gusto del público, un bohemio intenso, que por ese estilo de vida tan abrumador pierde la vida un 23 de Octubre del 2011, entregando la estafeta a su hijo Ángel Rangel, quien estaba cumpliendo la mayoría de edad, con poca experiencia en el escenario, pero con un registro vocal muy parecido al del padre, quien bajo la tutela de Héctor Prado y Ray Arellano, deciden junto con los padres de Javier Rangel, dueños de los derechos de Sur 16, continuar la leyenda y hacer de Ángel el nuevo rostro de la banda.

Que mejor entrenamiento que estar en el escenario, fueron 5 años intensos en donde Ángel se enfrentaba al público recibiendo duras comparaciones con su padre, además de la búsqueda de una identidad propia, pues Ángel siempre ha tenido presente ser una figura por el mismo, sin caer en la imitación y así ha sido, después de 5 años graba su primer álbum inédito “El Fantasma” el cual fue disco de oro por altas ventas y le dio una nueva personalidad a Sur 16, ahora si ya con un Vampirito preparado para el futuro inmediato, digno heredero de la propuesta de su padre, quien está logrando hacer una buena base de seguidores y sobre todo seguir con esta idea musical introspectiva, bohemia y mística que ha logrado entrar por mérito propio a la escena del rock urbano mexicano, siendo una de las promesas a convertirse en las leyendas de las próximas décadas.

LALITO TEX: Hijo del carismático personaje Everardo Mujica “Lalo Tex”, quien comienza en 1985 su carrera como rockero con la banda Tex Tex, junto a sus hermanos Chucho y Paco, quienes trajeron un gran blues fusionado con lo que ellos llamaban rock ejidal, en donde se combinaba el humor, con vivencias del día a día, plagado de humor y una indudable musicalidad, con el blues como base, con una batería siempre contundente y un bajo que daba el soporte perfecto para ser un trio y sonar con potencia, sin necesidad de incorporar más músicos.

Una carrera que siempre dio trabajo a los hermanos Mujica, desde el principio un sinfín de giras por toda la república, una banda que alternaba con todos, en grandes escenarios, con figuras internacionales como ZZ Top o Aerosmith y también con las figuras nacionales como el TRI, Caifanes, Fobia entre otros muchos, haciendo del disco “Te vas a acordar de mi” un material que dio la vuelta al mundo, que los puso en la radio comercial y en la televisión nacional, que hizo que el nombre de Tex Tex se hiciera un símbolo de rock mexicano, con más del medio millón en ventas y sobre todo que hizo que el público se volcara a buscar todo lo anterior para hacer un acervo musical de “Los muñecos del rock mexicano”.

El 18 de Enero de 2016 Lalo Tex pierde la vida, se podría decir que murió como siempre lo quiso, al filo del escenario, unas horas después de haber tenido tocada en Chimalhuacán, en donde se veía agotado, pero con una satisfacción de haber logrado ser uno de los personajes más queridos del rock nacional y no solo por el público, si no por todos los compañeros con los que compartió tantas vivencias.

Lalito, su primogénito, desde pequeño fue instruido por  padre para legar ese toque tan especial de la guitarra, con esa fender strat blanca, que daba un sonido único para hacer ese rock ejidal que le dio el sonido único a las canciones de Tex Tex, desde unos años antes de la muerte del “muñeco”, Lalito ya había compartido escenario con la banda de sus parientes, acompañando en la guitarra, demostrando esa facilidad y esa técnica bien lograda, además del gusto compartido por ese amor al instrumento, al escenario y al público.

Chucho Tex decide continuar con el legado de la banda e integra a su sobrino en la guitarra, ver a Lalito tocando nos remonta de inmediato a recordar a su padre, porque tiene ese mismo toque en la guitarra, además de que físicamente son muy parecidos, con esa sonrisa que ilumina el escenario y aunque aún no se ha animado a cantar por completo, estamos convencidos de que es uno de los herederos del rock nacional, pues aún tiene muchos años por desarrollar y perfeccionar su toque en la guitarra y darnos muchas canciones que marcaran una nueva era.

MOISES ESPINAL: Hijo de uno de los personajes más queridos por la banda de rock mexicano, Serafín Espinal, un hombre que desde los años 70 supo que su pasión era la música, que el rock era algo que hacía que su corazón latiera y fue así como después de mucho esfuerzo y muchos contratiempos logra formar SAM SAM, una banda que conecto inmediatamente con la banda, por sus canciones con historias que hacían que hubiera una conexión con la vida del barrio y sus personajes, haciendo música de Naucalpan para el mundo, una persona con las emociones a flor de piel, siempre creando, ya fuera historias para canciones, personajes que dibujaba en un cuaderno y se convertían en los iconos de sus discos o simplemente dejando pensamientos para todos aquellos que estaban en esa situación de sentirse orgullosos de ser del barrio.

Una carrera muy fructífera con un Sam Sam que se fue desarrollando y que en lo musical encontró una forma de expresar una forma de vida, que sirvió de semillero de músicos, pues Serafín era un gran maestro y dejo ese legado a todos los que tuvieron la fortuna de pasar los filas de su banda.

Moisés Espinal, hijo mayor de Serafín, comienza a participar en los coros de Sam Sam desde pequeño, el escenario no le fue ajeno, pues siempre estuvo de soporte vocal de su padre, quien le enseño que el escenario era algo para respetarse y que la banda es lo más importante, respetar a cada persona del público y hacer que ese momento en el escenario se convierta en un escape es la responsabilidad de estar al frente con un micrófono y desde que Moisés subió al escenario, se convirtió en un heredero del rock mexicano.

Serafín contrae la enfermedad del Parkinson, lo que provoco el deterioro de su salud poco a poco y que paulatinamente daba más reflector a Moisés, quien se fue ganando un lugar en el corazón de la banda, que siempre lo vio como una extensión de su padre, que asistía a todas las tocadas pero que muchas veces permanecía sentado, disfrutando el rock a través de la voz de su hijo, de quien además estaba muy orgulloso y consideraba su mejor alumno.

Fueron años difíciles los que precedieron a la enfermedad, muchas veces Serafín solo miraba, los temblores involuntarios hacían que ya no pudiera expresar palabra y fue el 1 de Enero del 2017 cuando parte a un nuevo plano terrenal y en donde Moisés toma la rienda de Sam Sam dándole continuidad al trabajo de su padre y con un trabajo previo que le dio una cálida bienvenida con el público que se sigue entregando a Sam Sam no solo por el recuerdo del fundador si no por el trabajo que continúan haciendo los ahora jóvenes de esta continuación de una de las leyendas del rock nacional.

MOISES ALVAREZ: Hijo de Luis Álvarez “El Haragán”, uno de los mejores compositores del rock nacional, quien ha hecho de su carrera una travesía icónica, dándole sonido a una generación de rockeros que hacen de la música del Haragán, su banda sonora de vida, canciones que ya son parte del erario de la cultura popular mexicana y sobre todo que han hecho una carrera que busca el perfeccionamiento del sonido y de un espectáculo cada vez mejor para el público, así es como se ha ganado un lugar en la música mexicana y ha dejado un legado que permanecerá en la historia del rock.

Moisés ha participado con su padre en la banda desde pequeño, tocando la guitarra, legado que le ha dejado, pues la musicalidad siempre ha preponderado en casa, por ello el talento en la guitarra ha sido evidente.

Moisés ha decidido incursionar por cuenta propia a esta herencia del rock, como líder de la banda “Los Macizos”, una banda que está buscando un espacio en el gusto de una nueva generación, con el rock, la rebeldía y la irreverencia en el ADN del proyecto, tocando todos los temas, la religión, la política, la sociedad, como debe ser el rock por mera constitución, con buena música, con letras pensadas y con la enseñanza de uno de los mejores compositores del rock mexicano, por ello Moisés tiene esa entraña de hacer un buen trabajo sobre todo para encontrar un público propio y despegarse un poco del mote de “ser el hijo de Luis”.

Ya con un primer álbum en las calles podemos distinguir esa carga irreverente convertida en música por jóvenes que luchan por un espacio propio en la historia, este material homónimo “Los Macizos” es una primera irrupción en la escena que comienza a labrar una historia propia.

Lo mejor del caso es que hoy pueden compartir aún muchas enseñanzas y muchos escenarios entre padre e hijo, como en la grabación del nuevo disco de “Los Macizos” en donde El Haragán aparece en algunos coros apoyando el talento de su heredero dando continuidad a ese legado que ha construido en esta escena del rock mexicano.

ALEX LEVARIO: Hijo de Rod Levario uno de los incansables luchadores del rock mexicano, comienza desde los años 70 con varias bandas hasta conformar el mítico grupo Dama, quien graba aquel disco en homenaje a Rockdrigo Gonzalez, “HeavyNopal tributo a Rockdrigo”, que después provoca que se conforme la banda Heavy Nopal, una de las bandas pilares del movimiento del rock urbano, pues es una banda que pica piedra y abre espacios para la represión que viven los jóvenes que gustan del rock mexicano, haciendo canciones que hablan de esa situación de los chavos banda de los años ochenta.

Sobresalía de esta banda la gran musicalidad de Rod Levario y su toque único de blues mexicanizado con una técnica bastante fina que le daba a la guitarra una sensación de limpieza combinada con fuerza y una rasposidad muy nopalona, Juan Salcedo en esta batería con mucha potencia, Carlos Valerio el Bolillo, quien actualmente es el bajista de El TRI y muchos elementos que pasaron por las filas de la banda, que le dieron un toque único. Rod Levario decide seguir su carrera como solista y hasta la fecha es un gran front man, que da un espectáculo plagado de humor, fuerza, actitud y mucha música.

Alex Levario comienza desde pequeño a tocar la guitarra, un fanático del metal, que además tiene como influencia musical, pero que ha combinado las enseñanzas de su padre con ese toque blusero con una cadencia única, centrado en una musicalidad bien ejecutada, así es como Alex comienza a presentarse en el escenario como guitarrista de la Rod Band, teniendo impacto por su forma tan natural de desempeñarse en el escenario, como si llevara años en esto, haciendo un gran soporte a la gran capacidad de Rod Levario de ser front man dándole al show de la banda muchos puntos para que el público disfrute de esta intervención.

Alex ha ido tomando alguna decisiones de importancia en la banda, dándole ese espíritu de juventud y de búsqueda a una propuesta en la que cree, además de dar el lugar que merece su padre en la historia de la música mexicana y hacer que su legado siga siendo de importancia en los escenarios de la escena del rock mexicano, definitivamente un músico que tiene mucho que darnos y que seguro será un personaje de trascendencia como uno de los herederos del rock mexicano.

 

 

Otros Artículos
Comparte este artículo
Oportunidades
Aliados
Artículos Recientes
Riff111